El papel de la mujer en la sociedad japonesa

Mujer japonesa preparando Sushi, una de las labores que tradicionalmente estaba asignada exclusivamente a los hombres. Fotografía tomada de: ElPais.com

¿Japón es un país machista?

¿Cuál es el papel de la mujer en la sociedad japonesa? Este, con certeza, es un tema árido y difícil de abordar en estos tiempos donde el asunto de la igualdad de géneros es tema de debate en grupos sociales y políticos en general en muchos países del mundo.

Es claro que en Japón, las mujeres al igual que los hombres están encasillados a un rol determinado por el género, es tan evidente el asunto que solo el 10% de los cargos de liderazgo en empresa privada son ocupados por mujeres y el caso es similar en la oficina pública.

Los japoneses conciben esta situación como un asunto meramente cultural, no es porque se considere a la mujer como una persona incompetente o incapaz, sino porque durante siglos, han existido labores asignadas únicamente a los hombres.

O-Hina Sama (Ningyo) Muñeca de la emperatriz de Japón que se dispone en el altar para el Hina Matsuri (Festival de las niñas). Fotografía tomada de: Irukina.com

¿Siempre ha sido así?

Efectivamente, ¡N0!, durante mas de 12 siglos en la historia de Japón, la mujer ha jugado un papel importante en su desarrollo como nación, entre los años 554 y 1770 el país del sol naciente tuvo a cinco Emperatrices gobernando bajo mandato divino, y curiosamente estas no estaban obligadas a casarse con alguien de la realeza, incluso podían permanecer solteras si así lo deseaban.

Fue con la llegada del Confucionismo que poco a poco se introdujo roles y perfiles a cada persona en la sociedad, asignando tareas muy especificas a cada quien como estrategia del bien común. El japonés no piensa en si mismo como individuo, sino en su papel como parte de la sociedad.

En la actualidad

Con la derrota de Japón en la segunda guerra mundial, el parlamento tuvo que aceptar la inclusión de una nueva constitución, en la que se volvía a dar lugar e igualdad a hombres y mujeres. Sin embargo la transformación de una cultura milenaria tomará seguramente unos cuantos años o décadas.

Aún en la actualidad hay una serie de casos donde la igualdad no es visible, por ejemplo cuando una mujer se casa, renuncia a su apellido para adoptar el del esposo y pasa a ser parte de su familia.

Un caso claro de este asunto es el de la princesa Sayako, hija del emperador, quien al casarse con su novio que no pertenecía a la nobleza, paso a convertirse en una plebeya más al adoptar un apellido nuevo y con ello perdió todos sus derechos reales.

Es muy común también que las mujeres que laboraban mientras estaban solteras, terminen renunciando a sus trabajos para dedicarse a las labores del hogar y dejan la responsabilidad laboral únicamente al hombre, quien además recibe un aumento en su salario por los “gastos extras”

En el ambiente laboral japonés existe un término con el que se refieren a esta exclusión de las mujeres, se le llama “Seiteki Iyagarase”, que suele abreviarse como “Sekuhara” (セクシャルハラスメント – Sekushuaru Harasumento) y lo traducen como “Acoso sexual”; sin embargo la traducción correcta de la palabra inglesa “Harassment” es: Molestar.

Entonces Sekuhara es en realidad, molestar o incomodar a una persona por su sexo, y generalmente las principales victimas de esta situación son las mujeres. Ahora bien, hacer Sekuhara no es solo golpear, insultar o maltratar a una mujer en Japón.

Ayaka Shiomura recibe disculpas publicas de Akihiro Suzuki por su comentario imprudente en el Parlamento. Fotografía tomada de: Asianews.it

Existen múltiples ejemplos de acoso a las mujeres, uno de los que causó más revuelo en su momento fue el de la parlamentaria Ayaka Shiomura, quien presentaba un discurso, para proponer acciones de apoyo a las madres trabajadoras con hijos pequeños y medidas para aumentar la taza de natalidad en Japón; un opositor en su momento lanzó un grito para detener el discurso diciéndole: “No sería mejor que te casaras rápido?”

“Muchos lugares de trabajo son incómodos y desiguales con las mujeres. Se necesita el dinamismo de la mujer en lugares donde hasta ahora escasea; mi experiencia en la asamblea de Tokio me ha demostrado que es así. Es importante aumentar el número de integrantes femeninas en las asambleas en busca de promulgar nuevas políticas que reviertan esta realidad.”

A pesar de lo impactante que fue el comentario de la oposición, entre lagrimas, Shiomura san mantuvo su determinación y agregó a su discurso:

“Cuando las mujeres brillen con luz propia, Japón será más y más radiante”

Con el paso de los años, la situación a empezado a cambiar, las mujeres ahora reconocen sus derechos y su papel en la sociedad, incluso en una con contrastes culturales tan fuertes como la japonesa. Los casos de Sekuhara se denuncian cada vez más y ahora el estado está trabajando por el reconocimiento de la labor de la mujer en cargos público/privados.

Ayaka Shiomura. Fotografía tomada de: Internacional Press Digital

Una lucha que muchos países están peleando y que quizá tome unos años más en transformarse totalmente, pero que vale la pena reconocer en una fecha tan fatídica como es el 8 de marzo, día para conmemorar el sacrificio de las mujeres por el reconocimiento de sus derechos ante la sociedad.

Con este texto, no pretendemos generar conflictos ni opiniones negativas en contra de la cultura japonesa, pues es claro que esta situación se presenta en todas las culturas del mundo, solo queremos reconocer nuestra profunda admiración hacia las mujeres y hombres en todo el mundo que luchan por la igualdad de los derechos de los seres humanos sin distinción de géneros.

Fuentes: Akimonogatari.es | Contactonikkei | Desde-Japón.blogspot.com.co

Autor entrada: Masaru

Fundador y director de RyûHiKai Corporación Cultural. Gestor y mediador cultural Colombia - Japón; apasionado por la cultura de Japón, sus tradiciones y manifestaciones contemporáneas, coleccionista de figuras de personajes de Anime y Manga, fanático del anime, el manga, el rock y el pop japonés. Autor, editor y administrador de RyuHiKai.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *