Kunoichi, las mujeres más fuertes del Japón feudal

Compártelo ahora!

Imagen tomada de: blog.spitfireathlete.com

¿Ninja?

Si te son familiares algunos temas de la cultura japonesa, de seguro la palabra Ninja no es desconocida para ti.

Imagen tomada de: badassoftheweek.com

Cuando se habla de “ninja” la mayoría de las personas asocian este término a aquellos guerreros expertos en artes marciales que visten de negro cubriendo casi la totalidad de su cuerpo. Probablemente hemos visto ninjas en películas y series anime, leído sobre ellos en libros o en manga y de esto aprendimos que en general un ninja es un hombre encubierto con grandes habilidades para infiltrarse en territorios enemigos y cumplir una misión que se le ha encomendado; aunque algunas impresiones que tenemos grabadas en nuestra mente sobre los ninjas son verdad, también es cierto que no todos vivían en las sombras y que además la mujer cumplía un gran papel como ninja.

Imagen tomada de: modernnotion.com

Ninja, Shinobi y Kunoichi.

Mientras en occidente se hizo popular el término ninja, en los registros escritos en el Japón feudal hacen referencia a estos guerreros como Shinobi. Los shinobi eran practicantes de ninjutsu de donde adoptaron estrategias, técnicas de espionaje, infiltración y defensa.

Durante la guerra, en contraste a las prácticas honorables Samurai, los métodos ninja se consideraban deshonrosos; pese a esto, como espías y asesinos muchos Shinobi perdieron sus vidas mientras cumplían su deber y asumían misiones donde posiblemente lo perderían todo.

El Japón medieval fue una época donde los hombres dominaban la sociedad y las mujeres pasaban a un segundo plano asumiendo roles “inofensivos” como el de una esposa, una amante o una doncella y es por esto que se asume incorrectamente que un clan ninja solo estaba compuesto por hombres. Este equivocado pensamiento cambió luego de revelarse la existencia de verdaderas guerreras ninja o Kunoichi donde se demostró que trabajaban igualmente como agentes encubiertos en conjunto con los hombres y que cumplían también misiones especiales gracias a sus impresionantes habilidades de combate y agilidad.

Las grandiosas Kunoichi

El Bansenshukai, un libro del siglo XVII que contiene conocimiento y secretos sobre el entrenamiento ninja cuenta la existencia de las Kunoichi revelando que su principal papel era infiltrarse en el hogar de un objetivo con el fin de formar especial relación con los miembros del clan enemigo para ganarse su confianza. Paseando libremente por territorio enemigo podría recopilar valiosa información sobre su objetivo e incluso planear su asesinato sigilosamente y escapar sin levantar sospechas.

Tácticas de una Kunoichi

En un mundo que tenía una concepción de la mujer como un ser frágil e inofensivo y que solo era apreciado por su belleza nunca se podía imaginar que existieran las Kunoichi, esto les dio grandes ventajas ante las probabilidades de levantar sospechas al acercarse a sus objetivos. Las ninja femeninas usaban sus encantos para lograr éxito en sus misiones, incluso se convertían en amantes y adquirían identidades diferentes en cada lugar al que iban para ejecutar un perfecto espionaje.

Imagen tomada de realkunoichi.tumblr.com

Dentro de los principales objetivos los Shinobis se encontraban poderosos e influyentes de clase Samurai lo que significaba que siempre estaban custodiados y sólo confiaban en los hombres de su propio clan. Una kunoichi tenían un paso a favor en este sentido, infiltrándose como cortesana, doncella o sacerdotisa podría avanzar y acercarse a un nivel más alto a su objetivo, algo que era menos probable para un Shinobi.

Las ninja femeninas usaban excelentes técnicas de combate y eran las mejores tomando diferentes roles para cumplir una misión, incluso podrían fingir durante años ser otra persona arriesgando sus propias vidas por lograr su objetivo; si eran descubiertas no era raro pensar que sufrieran un final peor que el de un Shinobi en batalla.

Armas utilizadas por una Kunoichi

Aunque la belleza y los encantos femeninos eran medios que ayudaban a alcanzar su objetivo, las kunoichi también cargaban consigo armas mortales; teniendo presente que al estar en territorio enemigo no podrían usar espadas o armas de gran tamaño o peso que podrían delatarlas usaban en su lugar abanicos desplegables con cuchillas ocultas, accesorios en el cabello tipo dagas, pequeñas agujas con veneno y pequeñas shuriken, todos estos elementos podrían pasar desapercibidos bajo un kimono.

Quizás el arma predilecta utilizada por las kunoichi fue el neko-te. Para hacerse una idea del neko-te puedes relacionarlo a las garras de Wolverine (el súper héroe de Marvel Comics); el neko-te estaba hecho de cuero con puntas de metal muy puntiagudas, las garras se extendían entre una y tres pulgadas de largo y eran lo suficientemente afiladas como para arrancar la carne humana. Algunas de las kunoichi incluso usaban su neko-te impregnado con veneno para acelerar la muerte o empeorar el dolor de su enemigo.

Imagen tomada de knifegloves.com

Chiyome Mochizuki: la Kunoichi más famosa de Japón

 

Chiyome Mochizuki es posiblemente la más famosa kunoichi en la historia de Japón. Ella era una mujer noble, y la esposa de un líder samurai, también hubo rumores de que ella era originalmente del clan ninja de Koga (uno de los más fuertes dentro del mundo Shinobi).

Nakanotakekobw.jpg tomada de la wikipedia

Chiyome estableció su cuartel general en la aldea de Nazu en la región de Shinshu y reclutó hasta 300 mujeres jóvenes entre huérfanas, víctimas de guerra y prostitutas, estableciendo así una red clandestina de espías femeninas entrenadas incluso para vestir como las miko (sacerdotisas de los Santuarios Shinto). Este grupo de mujeres guerreras pusieron sus vidad al servicio del clan Takeda, el liderado por el tío de su difunto esposo, el famoso soberano feudal Takeda Shingen

Imagen tomada de: guioteca.com

Por razones desconocidas, después de la muerte de Shingen en 1573, Chiyome y su grupo de espías desaparecieron de los registros históricos de Japón, y nadie sabe qué pasó con el grupo secreto después de servir al clan Takeda. Estas mujeres ninja fueron muy respetadas por los hombres para quienes trabajaban y por quienes trabajaron junto a ellos, y durante un tiempo, fueron verdaderamente una fuerza a tener en cuenta en el Japón medieval.

Autor entrada: NanaLadyButterfly

MangAnime Lover, fanática de la obra maestra de Eichiro Oda "One Piece" y de las producciones de Studio Ghibli y Hayao Miyazaki. Admiradora de la cultura de Japón en todas sus expresiones, especialmente de la cultura contemporánea. Es autora y editora de RyuHiKai, Analista Web y SEO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *