El Buda oculto bajo una colina de lavanda

Compártelo ahora!

Fotografía tomada de: https://co.pinterest.com/dezeen/

Tadao Ando, el arquitecto que dio vida a un Daibutsu bajo una montaña sembrada de lavanda

Esta maravillosa obra de arte y arquitectura se encuentra en las afueras de Sapporo en Hokkaido y hace parte de los espacios de visita y contemplación del cementerio Makomanai Takino. La presencia de este impresionante Daibutsu (大仏, Buda Gigante) definitivamente invita al recogimiento, la paz y la espiritualidad.

Originalmente los cementerios no hacen parte de los planes turísticos de un territorio, pero tras la creación de esta colina con cultivos de lavanda y el Buda enterrado bajo ella, el lugar se hace cada vez mas atractivo para propios y extraños, quienes llegan para contemplar y orar.

Fotografía tomada de: https://co.pinterest.com/dezeen/

El buda gigante tiene 13,5 metros de alto y pesa 1.500 toneladas. Durante 15 años, la imponente estatua estuvo al aire libre hasta que el arquitecto Tadao Ando, reconocido en todo Japón por ser experto en arquitectura minimalista japonesa, propusiera la construcción de un templo que protegiera y armonizara la escultura con el entorno del cementerio; su propuesta se resume en una impresionante sala de oración que realza la figura.

Fotografía tomada de: https://co.pinterest.com/dezeen/

Conocida como “Atama Daibutsu” o también “La colina de Buda”, presenta la escultura enclavada en el centro de una colina de 180 hectáreas, cubierta por 150.000 plantas de lavanda que permiten evidenciar el cambio de las estaciones. El campo se torna verde en primavera, violeta en verano y blanco en el invierno.

Fotografía tomada de: https://co.pinterest.com/dezeen/

Bajo la colina se excavaron 40 metros de túneles que conducen hasta la sala de oración circular donde reposa la imagen de Buda meditando sobre una flor de loto. La cabeza de Buda sobre sale por una obertura superior circular que al observar desde abajo, da la impresión de crear un halo celestial sobre la imagen.

 

En el lugar se solicita a los asistentes un aporte de 300 yenes (2,75 USD aprox) para los cuidados del campo y el oratorio.

Es un espacio que en todos los sentidos, logra crear la atmósfera perfecta para orar o meditar.

Fotografía tomada de: https://co.pinterest.com/dezeen/

Autor entrada: Masaru

Fundador y director de RyûHiKai Corporación Cultural. Gestor y mediador cultural Colombia – Japón; apasionado por la cultura de Japón, sus tradiciones y manifestaciones contemporáneas, coleccionista de figuras de personajes de Anime y Manga, fanático del anime, el manga, el rock y el pop japonés. Autor, editor y administrador de RyuHiKai.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *