Artes marciales japonesas en Colombia

Fotografía de Sumikiri Aikido Dojo

Por Abraham Builes, 4º Dan Shidoin

Las artes marciales japonesas, son una serie de disciplinas milenarias propias de la cultura de este país; las cuales fueron utilizadas en diferentes épocas para la defensa en tiempos de guerra.  Ahora, son una propuesta popular para el desarrollo de habilidades físicas y el mejoramiento del ser desde lo mental y espiritual.

Las artes marciales japonesas en Colombia tienen una historia de aproximadamente 60 años, con el ingreso del Judo al país.

Imagen tomada de: https://www.aranami-madrid.es

Todas estas artes corresponden a un grupo denominado Gendai Budo (artes marciales modernas), ya que fueron desarrolladas después de la era Meiji (o de la restauración) cuando fue abolida la clase Samurai, aproximadamente desde el año 1868; igualmente algunas artes marciales antiguas o Koryu Budo, fueron transformadas y ahora hacen parte del grupo Gendai Budo, como es el caso del Kenjutsu (técnica de la espada).  Estas modificaciones se realizaron debido a que estas técnicas, que en su época eran mortales, ya no eran necesarias; por esto y para que no se perdieran en el tiempo fueron cambiando a lo que conocemos ahora como Kendo (vía de la espada).

Imagen tomada de: https://conoce-japon.com

El Karate Do y el Judo, son otras disciplinas Gendai Budo, que han entrado en el ámbito de las competencias, se han convertido en Deportes de Combate y han sido las disciplinas marciales japonesas más populares en nuestra región.

Desde hace aproximadamente 40 años, han sido las artes marciales que han predominado en Medellín y el resto del área metropolitana; y es sólo hasta hace unos 30 años que otras disciplinas de origen japonés como Aikido, Kendo y Kobudo comenzaron a aparecer en el escenario de las artes marciales en Antioquia.

Imagen tomada de: http://www.matayoshikobudouk.com

El Kobudo es un arte que se compone de técnicas en el uso de armas de tipo “artesanal” debido a la ocupación de los japoneses en Okinawa y la posterior prohibición de cualquier arma, los okinawenses utilizaron sus herramientas agrícolas y de pesca para defenderse.  Este arte ha estado en el anonimato durante mucho tiempo, porque recuerdo que lo conocí gracias a Carlos Duarte Sensei, maestro de Judo de la Universidad de Antioquia, cuando fui instructor de Aikido de dicha institución.  Pero esta disciplina no se ha hecho conocer en nuestro departamento y por esto, he perdido rastro de ella.

Pero a pesar de que estas disciplinas han permanecido durante tres décadas de manera constante, los esfuerzos para su difusión y su aceptación por el público general y en especial frente a las entidades responsables del apoyo a las disciplinas deportivas tanto competitivas como formativas, ha sido una tarea un tanto difícil.

Imagen de Sumikiri Aikido Dojo

Disciplinas como el Aikido, la cual no posee torneos ni competiciones pues su objetivo primario no es el enfrentamiento entre dos personas, ha tenido un desafío mayor para hacerse conocer y difundir en nuestro departamento debido a la tendencia hacia las disciplinas competitivas.

Esta tendencia provee de información errónea a la población en general acerca del objetivo primario de las artes marciales, ya que, las que no entran en este marco de la competencia son desacreditadas puesto que no le encuentran fundamento práctico.  Frases como: “¿Y entonces para qué practican?” “¿Y qué es lo que hacen todo el tiempo?” son la constante; estas apreciaciones se han dado a razón de la mala información y al poco apoyo que estas disciplinas han tenido de las entidades deportivas locales y regionales.

Imagen de Ken Zen Dojo Medellín Colombia

El Kendo, aunque participa en dichos eventos, no ha sido tomado en cuenta por las instituciones deportivas gubernamentales para participar de una manera más activa en los procesos a diferentes escalas.

En palabras de Esteban Hernández Sensei, instructor de Kendo del Ken Zen Dojo:

“Si bien enseñar una cultura casi opuesta a la colombiana ya era un reto, la mayor barrera de entrada ha sido la poca disposición de las autoridades del deporte en apoyar realmente las actividades de este tipo. Durante muchos años intentamos todos los métodos legales, respetamos todos los conductos regulares y realizamos eventos de todo tipo, pero el sistema del deporte nos rechazó en todas las ocasiones.”

El apoyo que se ha buscado para la realización de eventos como seminarios, ya sean regionales, nacionales e internacionales ha sido constante pero infructuoso, al punto que ya no se piensa pedir patrocinio para éstos pues ya se sabe cuál será la respuesta.  Esto es una situación que pone a pensar a muchos en cuanto a la función real y al objetivo de instituciones que dicen apoyar los deportes formativos, competitivos y recreativos, ya que solo se enfocan por aquellos que dan frutos en medallería y los que están de “moda”

Imagen de Sumikiri Aikido Dojo

Las artes marciales en nuestro país y especialmente en nuestro departamento están como popularmente se dice: “en pañales.”  A pesar de todo el tiempo que llevan en escena; para que las entidades del estado vean los beneficios que éstas conllevan (más allá de los resultados competitivos) en cuanto a la salud física y mental, además de la disciplina, el coraje, el equilibrio, la paciencia, la perseverancia, el control, entre otras; debe mirarlas y darles un espacio en su agenda.

El desconocimiento de éstas ha hecho que todo el trabajo, la capacitación y la dedicación de un instructor; la cual es mucho más larga en comparación con una carrera profesional (solo para llegar a cinturón negro), además de los demás grados a partir de éste, que son el camino a la maestría; sean desconocidos como perfil profesional del Sensei (instructor) de un arte marcial y que en algún concurso para obtener una plaza como instructor puedan ser “reemplazados” incluso demeritados frente a otra persona que, aunque tenga un grado inferior, tenga título como educador físico.

 

Sensei Abraham Builes, otro de nuestros sensei del comité técnico de la Federación Colombiana de Aikido.

Posted by Sumikiri Aikido Dojo Manizales on viernes, 14 de julio de 2017

Nuestra tarea es, entre los instructores de artes marciales japonesas del área metropolitana, promover la práctica de nuestras disciplinas de una manera más cooperativa, mostrándonos como una unidad, haciéndonos más visibles y coherentes para darle fuerza a la cultura marcial de nuestro departamento y ser un referente para otros y así hacer de Colombia un país marcial.

 

Autor:  Abraham Builes 4º Dan Aikido
Sumikiri Aikido Dojo

Autor entrada: Masaru

Fundador y director de RyûHiKai Corporación Cultural. Gestor y mediador cultural Colombia - Japón; apasionado por la cultura de Japón, sus tradiciones y manifestaciones contemporáneas, coleccionista de figuras de personajes de Anime y Manga, fanático del anime, el manga, el rock y el pop japonés. Autor, editor y administrador de RyuHiKai.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *